Por qué citar


Es necesario citar porque:

  • todo trabajo se fundamenta en conocimientos previos y reconociendo la obra de otros autores dotamos a nuestro trabajo de mayor credibilidad;
  • ponemos de manifiesto nuestro conocimiento de las fuentes de información sobre el tema que tratamos;
  • proporcionamos a los lectores los datos necesarios para ampliar y contrastar la información;
  • evitamos caer en el plagio.

¿Cuándo hay que citar?:

  • cuando insertamos fragmentos textuales de obras ajenas;
  • cuando parafraseamos las ideas de otros autores;
  • cuando incluimos en una obra propia datos, imágenes, tablas, gráficos, códigos, etc. procedentes de otras fuentes.

No es necesario citar:

  • si expresamos ideas propias;
  • si se presentan los datos de una investigación original;
  • si se utiliza información procedente del conocimiento común, es decir, que puede ser encontrada en muchos sitios, en fuentes de información generales, etc.

Ante la duda, incluir la cita.

 No convertir el texto en una acumulación de citas. Las citas deben servir para fundamentar un análisis, argumentar alguna idea propia...

Conceptos


Cita: mención de la fuente de información original de la idea o del texto que se utiliza.

Paráfrasis: explicación del texto de un autor con palabras diferentes.

Referencia: conjunto de datos que sirven para identificar de manera inequívoca un documento.

Bibliografía: lista ordenada que contiene todas las referencias de las fuentes de información utilizadas en un trabajo. 

Estilos de citación: reglas que indican la manera de incluir las citas en el texto y el formato de las referencias bibliográficas (elementos necesarios, ordenación, tipografía, etc.).

Ejemplo tomado de: Domínguez-Aroca, María Isabel. "Lucha contra el plagio desde las bibliotecas universitarias". El profesional de la información, 2012, septiembre-octubre, v. 21, n. 5, pp. 498-503. Estilo de citación propio de la revista.